viernes, 20 de julio de 2012

Daños por usar Célular; Acciones que parecían Inofensivas


En nuestra vida cotidiana realizamos diversas acciones que parecerían inofensivas, pero que provocan un gran impacto en nuestro entorno. Tal es el caso del uso de teléfono celular o móvil que, tras sus atractivos diseños y variadas funciones, oculta una serie de materiales y prácticas nocivas para la salud humana y ambiental.


Por ejemplo, se estima que para la producción de un teléfono celular se generan 16 kilos de CO2. A lo anterior hay que añadir la emisión anual de 47 kilos de bióxido de carbono y 1250 kilos de CO2 por el consumo de energía durante dos años y medio de vida útil del apa-rato. Por ejemplo, llamar más de una hora al día durante un año contamina el equivalente a un vuelo de Londres a Nueva York.
Algunas sugerencias para el uso responsable de un teléfono celular son:
  1. apagarlo durante la noche, 
  2. evitar cambiarlo cada año; 
  3. reciclarlo sí ya no funciona (existen centros de acopio); 
  4. preferir ios mensajes de texto a las llamadas (ya que implican menos uso de redes e infraestructura) y preferir marcar a teléfonos fijos y
  5. cargar la batería sólo el tiempo necesario.


El uso de teléfonos celulares puede parecer inofensivo al ambiente. pero en realidad causa un gran impacto en la calidad de la atmósfera.