martes, 24 de julio de 2012

Conservación de la biodiversidad

Conservación de la biodiversidad: Avances de México en el primer objetivo del CDB
Las áreas protegidas constituyen el instrumento de política ambiental más consolidado para la conservación de la biodiversidad y sus servicios ecosistémicos. México conserva más de 25 millones de hectáreas de ecosistemas terrestres y marinos a través de sus áreas protegidas (AP), mismas que representan 12.92% del territorio nacional. Con esta cifra México ha logrado superar la meta establecida en el CDB de proteger el 10% de la superficie nacional. Entre 2001 y 2010 el número de áreas protegidas pasó de 127 a 174.
 Sistema Nacional de Indicadores Ambientales (SNIA)
El Sistema Nacional de Indicadores Ambientales realizado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), comprende alrededor de 120 indicadores que describen las tendencias de cambio y la situación actual de medio ambiente, los ecosistemas y su biodiversidad en el país, así como las presiones que los amenazan y las respuestas institucionales. Este conjunto de indicadores se encuentra permanentemente en revisión y aborda temas que van desde la presencia de amenazas, como datos asociados a factores atmosféricos (calidad de aire y cambio climático), emisión de residuos  y calidad de agua y suelo, hasta indicadores relacionados con el estado actual de la biodiversidad y los recursos forestales y pesqueros.
A partir de estos indicadores y de la obra Capital Natural de México (Conabio 2008), se presenta un resumen de las principales amenazas y su impacto sobre los componentes de la biodiversidad. Para ello, se agruparon las amenazas en los grupos más conocidos (Evaluación de los Ecosistemas del Milenio 2005). 
  1. Transformación del hábitat
  2. Sobreexplotación de especies
  3. Contaminación de los ecosistemas
  4. Introducción de especies invasoras
  5. Cambo climático
  • Otros
Se han consolidado otras iniciativas que contribuyen a la conservación in situ, como el programa PROARBOL y el Sistema de Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (SUMA), además del Corredor Biológico Mesoamericano-México, la declaración de humedales como sitios RAMSAR y el establecimiento del Programa de Áreas de Importancia para la Conservación de las Aves en México (AICAS).